pronunciar lenguas extranjeras

Cómo pronunciar lenguas extranjeras y no morir en el intento

Muchos aprendices de idiomas trabajarán incansablemente en sus habilidades de pronunciar lenguas extranjeras, pasando largas horas (y a veces, desembolsando grandes sumas de dinero) con la esperanza de lograr ese acento natural, claro y perfecto.
En primer lugar, es increíblemente difícil imitar un acento impecable, especialmente si se trata de estudiantes adultos. Además, no es esencial. En lugar de tratar de pasar como un hablante nativo, los estudiantes de idiomas deben centrarse en perfeccionar su pronunciación para que sea clara y fácil de entender. Es un objetivo mucho más alcanzable, y uno que se puede alcanzar con los siguientes consejos:

Trucos para pronunciar lenguas extranjeras

ATENCIÓN AL ESTRÉS

El idioma inglés es aquel que hace hincapié en las palabras (“BROC-co-li”, “trans-por-TA-tion”). Es el instinto de los nativos de habla inglesa para utilizar nuestro propio marco de patrones de estrés cuando aprendemos nuevas palabras. Sin embargo, no podemos proyectar nuestras propias suposiciones sobre el ritmo en la lengua extranjera. Algunas lenguas tienen diferentes patrones de estrés, mientras que muchas no usan el estrés en absoluto.
Al aprender el nuevo vocabulario de una lengua extranjera, es importante ser consciente del estrés, o ausencia de estrés, en palabras nuevas. Ayuda a neutralizar tu propio acento británico y empieza a adoptar el acento de tu idioma de destino.

UTILIZA UN ESPEJO

A veces no es suficiente para imitar una nueva palabra basarse solo en el sonido. También hay mecánica física en juego. La lengua, los labios, los dientes y la respiración contribuyen a la forma en que un sonido sale de la boca. Al tratar de manejar una palabra que es difícil de pronunciar, los estudiantes deben tomar un espejo de mano y tratar de mover la boca de la misma manera que los hablantes nativos. Esto se hace mejor con un profesor o amigo que pueda demostrar el sonido, pero imitar a los altavoces en la televisión o en YouTube también puede funcionar.
Para los sonidos más complicados de las vocales, los estudiantes pueden incluso consultar un trapezoide vocal, un diagrama de la boca utilizada por los lingüistas para asignar el lugar donde se hace el sonido. Los estudiantes visuales pueden encontrarlos como una herramienta de estudio práctica.

PRÁCTICA EN CONTEXTO

Para practicar la pronunciación de una palabra o frase, lo mejor es revisarla por sí misma y en el contexto de una oración completa. ¿La razón? Algunos pares de palabras cambiarán sutilmente la pronunciación. Dominar estos emparejamientos es un componente clave en la emulación de un acento nativo. El idioma inglés está lleno de palabras cuya pronunciación cambia ligeramente con el contexto, dependiendo del tipo de acento inglés. Por ejemplo, la palabra “will” tiene un “i” definitivo, pero en la frase “will you”, el “i” tiende a convertirse en un “oo” como en “wool”.

GRÁBATE A TI MISMO

Después de usar todas estas herramientas, otro de los consejos para pronunciar lenguas extranjeras es grabar sus ejercicios de habla y escuchar de nuevo. Los errores que los estudiantes hacen a menudo no son conscientes. Tienden a ser el producto de esos patrones profundamente arraigados de nuestra lengua materna, tales como el estrés y la inflexión. Escuchar a sí mismo es una buena manera de afilar en fortalezas y debilidades. La mayoría de los teléfonos inteligentes vienen con una aplicación integrada de memo de voz, y sitios web como Audacity y Vocaroo permiten a los usuarios hacer archivos de audio de forma gratuita